Un poco más acerca de los hombre-armadillo del Diquís

Hombre-armadillo del Diquís
Escultura del tipo “hombre-armadillo” del delta del Diquís, Costa Rica. Vista frontal . Colección Museo Nacional de Costa Rica. Foto: Diego Matarrita.

En el post anterior les presenté al “hombre-armadillo” y les comenté que era un tipo de escultura precolombina muy característica del delta del Diquís. Hoy se los presento desde otro ángulo y con más información porque algunos seguidores del blog querían más detalles.

Los hombre-armadillo que he estudiado -27 ejemplares- son todos de arenisca. Este tipo de piedra es el que se usó principalmente en las esculturas de seres humanos o animales, o la mezcla de ambos en el Diquís.

Sus tamaños oscilan entre los 45 y los 25 cm de alto y los 22 y 12 cm de ancho. No son figuras monumentales. Tienen una base tubular corta y aplanada para mantenerse erguidas.

Una característica de estas esculturas es que sostienen un objeto entre sus manos y su boca. Sus mofletes, carrillos o cachetes -depende de cada país en Hispanoamérica- están hinchados, como si fuera a soplar. No sé si es un instrumento musical o si está en posición de fumar-soplar como algunas figuras del Caribe de Costa Rica.

Sus organos genitales están claramente marcados e indican que es masculino. Esta característica es común en la escultura del Diquís, donde casi siempre se señala el sexo.

En términos técnicos estas son “esculturas de bulto”. Si se pone atención a su superficie se pueden apreciar las cicatrices que dejaron las herramientas con las que se talló. Son esas pequeñas concavidades que no logró borrar el tratamiento de alisado con el que le dieron el acabado final.

El principal hallazgo de este tipo de esculturas se dio en Finca 4 en 1971 como parte de una excavación ilegal. La policía hizo un decomiso a los saqueadores y hoy las piezas están guardadas en el Museo Nacional de Costa Rica. Desgraciadamente no se ha excavado ninguno científicamente y por esa razón es poco lo que puedo decir acerca de su uso y de las prácticas sociales a las que estaban incorporadas.

Hasta ahora no  hay registros de  esculturas como estas fuera de la planicie aluvial de Sierpe-Térraba en Osa y sus alrededores inmediatos. Forman parte del conjunto escultórico en piedra que acompaña a las esferas precolombinas del delta. Son escasos y tienden a ser muy parecidos entre ellos. Son una producción local que no circuló  ni dentro ni fuera de la región.

Hombre-armadillo 2
Vista de perfil de otra escultura del tipo hombre-armadillo del Diquís. Al igual que la otra también sostiene un objeto entre su boca y sus manos. Colección Museo Nacional de Costa Rica. Foto: Diego Matarrita.

3 comentarios

  1. Cada día me impresiona más esa gente del sur… Su particularidad es sorprendente. ¿Cómo andan los armadillos en la mitología de por allá y alrededores? Un abrazo, Pini.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s