¿Siete esferas a cambio de qué?

Las esferas de piedra precolombinas del Diquís son símbolo nacional. Así lo dice un decreto. Son un símbolo costarricense. Así lo dicen los políticos. Pero, ¿qué significa ser un símbolo? ¿Qué beneficios recibe el patrimonio arqueológico de Costa Rica por este reconocimiento? ¿De qué le sirve a los pueblos indígenas, especialmente a los pueblos del sur del país, lugar de las esferas, este decreto?

La semana pasada salió en los noticieros que el Museo Nacional de Costa Rica le dio siete esferas precolombinas en préstamo a la Asamblea Legislativa para que sean exhibidas en su nuevo edificio. Cuatro ya fueron colocadas en las entrañas de la fortaleza de concreto y faltan otras tres que serán trasladadas próximamente.

Siete esferas. ¿Pidieron ese número por las siete provincias? ¿Lo pidieron por azar? ¿Lo pidieron porque así estaba diseñado en el proyecto? Dijeron: denos siete. Y del Museo: ¿qué dijeron? Que sí, que siete estaba bien. Supongo que eso dijeron. ¿Y qué mas dijeron? ¿Pidieron mas presupuesto para la protección del patrimonio arqueológico? ¿Entregaron un borrador y pidieron la tramitación de una nueva ley de patrimonio arqueológico? ¿Pidieron recursos para Pérez Zeledón, Osa, Buenos Aires, Golfito y Coto Brus que son los cantones donde están los sitios arqueológicos con esferas precolombinas?

Puede que en la negociación política por el préstamo de las esferas y la condena de cuatro de ellas al inframundo del nuevo edificio legislativo alguien haya pedido la aprobación o por lo menos desempolvar la ley de autonomía indígena. Puede que sí; ¿Por qué pensar que no?

Pues no; no pidieron nada de esto. Se las dieron nada mas. Porque así funcionan las cosas. Porque no hay una política de repatriación de esferas al Pacífico Sur; porque no hay que consultar, porque no hay nada que negociar. Porque las comunidades locales, porque los pueblos indígenas, están excluidos de la gestión patrimonial. Porque el Museo Nacional tiene potestades de imperio en cuanto al patrimonio arqueológico.

Siete esferas de piedra precolombinas en el nuevo edificio de la Asamblea Legislativa, sin ningún proyecto de ley que beneficie al patrimonio arqueológico y con la ley de autonomía indígena guardada en un gaveta son una afrenta. Ofende el gesto. Ofende que usen las esferas como trofeo. Ofende que las conviertan en parte del decorado de una institución insensible por la cultura, el patrimonio cultural, los pueblos indígenas y las comunidades del Pacífico Sur del país.

Pensando con optimismo, se podría pensar que los diputados y diputadas serán mas sensibles hacia el patrimonio cultural y los pueblos indígenas al convivir con las siete esferas de piedra. Pensando con mas optimismo puede que ahora sea mas fácil presentar un proyecto de ley para la investigación, protección y socialización del patrimonio arqueológico. Pensando con muchísimo mas optimismo puede que hasta la ley de autonomía indígena u otras leyes que beneficien a los pueblo indígenas entren en la agenda legislativa. Pues no. Nada de optimismo. Nada de esperanza. Solo son para el decorado.

Los símbolos son símbolos, nada más. Al poder le gustan los símbolos, especialmente cuando su sentido y significado puede ser usado, manipulado y mostrado de acuerdo a sus intereses. En este caso, esas siete esferas precolombinas son víctimas del poder político-institucional que se erige en poseedor, distribuidor y guardián.

Simbólicamente, los Figueres, una familia de poder, va a entregar “sus esferas” y estas van a ir a la Asamblea Legislativa. Las han tenido por décadas después de ser expolidas de la zona sur. Las devuelven; las entregan y ahora las van a re-situar en el nuevo edificio. No vuelven al Sur; se quedan en San José. No hay reparación, ni repatriación. Solo pasan a otras manos.

En general, se interpreta a las esferas de piedra precolombinas del Diquís como símbolos de poder. Puede que esa sea una de sus facetas; no es la única. Lo malo de esta interpretación es que a los que tienen el poder actualmente les gusta esta interpretación y la usan en su beneficio.

Lucir esferas en los edificios institucionales ahora es una moda revestida de orgullo y exaltación del patrimonio. Eso es falso. Solo son decorado; no benefician, ni promueven la investigación, ni la protección, ni mucho menos la socialización de patrimonio arqueológico. Solo es una nueva manera de apropiación, una nueva manera de expolio patrimonial auspiciada por el mismo Estado. Es doloroso, pero así es.

13 comentarios

  1. Cuando me di cuenta de su ubicación dentro de esa mole horrible pensé ¿por qué no devolverlas a du lugar de origen?
    Ahora no podrán ser llevadas adonde deberían ir.

    Me gusta

  2. Puto gobierno de mierda hagamos una huelga en frete del puto edificio y no permitamos q traigan las q hacen falta y pongamos una denuncia ante la sala cuarta, ellas deberian de estar donde pertenecen para q asi todo poblador y turista pueda apreciar su bellesa en su entorno natural no encerradas en un puto edificio q vasi nadie visita, disvilpen la expresion pero me cago en charlie y los diputados.

    Me gusta

  3. Primero: las Esferas Precolombinas existen en Bolas de Buenos Aires y en Osa, son oriundas unicamente de estos dos Cantones el el Sur.
    Segundo: San Isidro del General no pertenece al Sur de Costa Rica, limimita si por el lado de Osa y Buenos Aires, tambien limita con el Pacifico Central con Quepos, es la parte del Sur de la provincia de San Jose.
    Tercero: si deberian regresarlas a su lugar de origen cuando venza su prestamo o en estos momentos y ojala con todas las piezas arquelogicas en poder del Museo en San José junto con la Pepa de Oro de Isla Violines, recuerden ya Osa en Fca. 6 tiene museo precolombino.
    Cuarto: si en verdad por ser la AL representada por diputados de todo el país, por todos los partidos políticos durante toda la vida y por las visitas internacionales que se reciben en esa institucion se puede pensar en un excelente mercadeo para visitas turisticas internacionales que vendrian a visitar su zona de procedencia.

    Me gusta

  4. Su retorno al sitio…
    Fomentaria el turismo en la region, acompañado de una excelente Promocion en los medios de comunicacion.
    Es lo minimo arqueologicamente y socioeconomicamente razonable.

    Me gusta

  5. Me uno a su nota, más bien un Lamento! Ifigenia, el Patrimonio Cultural en este País que amamos, es un juego…político, no lo ocultemos, cuándo las Leyes para Conservarlo es Actualizarán?
    Lo mismo sucede con el Patrimonio Arquitectónico…incluso la última noticia es que Hay una Inundación de Inmuebles Valiosos esperando el Estudio Técnico para ser declarado!!! No hay avance!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s