Categorías
Esferas de piedra precolombinas

Esferas imperfectas en el Museo Nacional de Costa Rica

Los museos de carácter “nacional” normalmente son aburridos, sus montajes museográficos son obsoletos y carecen de contenido didáctico dinámico y atrapante. Así es el Museo Nacional de Costa Rica. No es una excepción a la regla. Y eso pude comprobarlo el sábado pasado cuando acompañé a unos amigos catalanes que están de visita en Costa Rica y les hice de “guía” por el Museo.

Mis amigos iban ilusionados por hacer el recorrido de las salas de exhibición del Museo con una arqueóloga local. Esperaban tener su primer acercamiento a las esferas de piedra precolombinas en el “templo del pasado“, donde estarían entronizadas como algunas de las mayores obras de la creación indígena anteriores a la conquista española. Yo, por mi parte, quería mostrárselas antes de que se fueran para el Pacífico Sur a conocer el territorio al que pertenecen.

Las esferas tienen su espacio en el Museo, pero al igual que los otros objetos exhibidos, están ahí ,pero no dicen nada, o muy poco. Como pasa en muchos museos de este tipo son parte del decorado de la exhibición. Un decorado donde los objetos están exhibidos principalmente por su valor estético , o por su rareza, aunque estén situados de acuerdo a esquemas cronológicos.

Imagen
Esfera “central” exhibida en la sala de Arqueología del Museo Nacional de Costa Rica. Foto: Diego Matarrita.

Si echamos una ojeada superficial a las esferas que exhibe el Museo Nacional, se podría decir que predominan los ejemplares “imperfectos“, poco simétricos y de acabados irregulares. Algunas de las esferas presentan el “problema” de haber sido fabricadas en rocas de calidad dudosa, mientras que otras “pecan” por esconder detalles muy interesantes como figuras grabadas o huellas de los distintos momentos de fabricación.

En el caso de la esfera “central” de la sala de arqueología –la de la foto superior- llama la atención que sea un ejemplar con grietas y fisuras. Es un claro ejemplo de una esfera “con problemas” que fue fabricada en un bloque de piedra defectuoso. Tampoco tiene la textura fina y lustrosa de otras esferas. Tiene un tamaño atractivo para ejemplificar el volumen promedio de las esferas, pero sus otros atributos la muestran “defectuosa” y “poco ejemplarizante“.

Es llamativo que la esfera que antes estaba en este mismo lugar – quizá una de las más perfectas en cuanto a forma, acabado y solidez – ahora se exhiba en el Museo de Quai Branly en Francia, gracias a un préstamo del gobierno de Costa Rica. Y eso…me pone un poco celosa, aunque según algunos debería estar orgullosa.

¿Es incorrecto pensar que los franceses y sus visitantes tienen acceso a uno de los más bellos ejemplares de esferas de piedra y que la gente de Costa Rica y los turistas que visitan el Museo Nacional no pueden ver uno así? Yo creo que no.

Imagen
Esfera grande del jardín central del Museo Nacional. Es grande y asimétrica. Depende del punto de visión se puede ver más o menos esférica. Foto: I. Quintanilla.

Un detalle significativo es que tal y como están mostradas las esferas en el Museo nadie podría pensar que este país está promoviendo que un conjunto de sitios arqueológicos con esferas sea declarado como patrimonio mundial ante la UNESCO.

Salvo que el visitante haya leído, o estudiado antes de la visita, con la información que las acompaña, tampoco se podría saber que son un caso de escultura singular a nivel mundial, no sólo por la forma y volumen sino también por el contexto social y tecnológico en que fueron fabricadas y usadas.

Esferas parque Palmar sur
Esferas en el hermoso y siempre reconfortante parque público de Palmar Sur. Foto: Fernando Leitón.

Mis amigos catalanes están ahora en Corcovado y dentro de unos días pasarán por Palmar Sur y podrán ver las esferas del parque. No sé si irán a Finca 6 o a otros sitios arqueológicos con esferas. Creo que no se apasionaron con el tema. Con lo que vieron en el Museo Nacional ya sacaron sus conclusiones, y eso me preocupa.

Categorías
Conjunto escultórico de la Gran Chiriquí Escultura en piedra Escultura precolombina de la gran Chiriquí Esferas de piedra precolombinas Sitios arqueológicos con esferas

Limpiar, medir, estudiar: Un largo camino para encontrar respuestas

Es curioso: las fotos siempre nos recuerdan o nos dicen algo; pero esta vez me pegaron un grito. Estaba buscando las fotos de una escultura y me encontré con unas imágenes de septiembre del 2012.

laboratorio 8
Desfile de fragmentos de esculturas del sitio Batambal en el Laboratorio del Departamento de Antropología del Museo Nacional de Costa Rica. Foto: I. Quintanilla.

Todo ese mes estuve limpiando y estudiando las esculturas del sitio Batambal en el laboratorio del Departamento de Antropología del Museo Nacional de Costa Rica.

Limpiando esculturas
El proceso de limpieza de cada fragmentó requirió de muchos cuidados y especialmente de paciencia.

Me ayudaron tres asistentes: Marco, Gabriela y María Graciela. Fue una dura temporada que estuvo llena de esculturas por limpiar, y miles de fotografías que tomar, así como calcos, descripciones y medidas que parecían no acabar nunca.

laboratorio 5
Gabriela Rodriguez y Graciela Campos limpiando dos de los fragmentos del sitio Batambal. Foto: I. Quintaniilla

Eran cerca de 170 fragmentos y solo seis esculturas completas: tres esculturas antropomorfas y tres esferas.  Limpiamos cada pieza con todos los cuidados del mundo, y seguiendo procedimientos que afectaran lo menos posible cada cosa. Buscamos a ojo y con lupa restos de pintura, huellas de las herramientas con que las que fueron hechas y huellas del uso al que habían sido sometidas. Trabajamos a toda máquina y aun así nos faltó tiempo y mas profundidad en el trabajo.

laboratorio trabajo 2
Esferas y estatuas de piedra juntas: parte de la gran riqueza informativa del sitio Batambal.

Hoy, dos años y unos meses después de ese trabajo de laboratorio, veo hacia atrás y siento vértigo por todo lo que generó esa temporada. Ha sido un largo camino que todavía no acaba. Un camino que se ha unido a otro iniciado años atrás, también de vértigo, donde confluyen cientos de esculturas de piedra, unas sin biografía y otras llenas de historia.

laboratorio trabajo 3
Busto en piedra del sitio Batambal. Corresponde a un fragmento de estatua reconvertido en busto. El resto del cuerpo no apareció dentro del conjunto excavado por el equipo del Museo Nacional de Costa Rica. Foto: Rodrigo Rubí.

No es fácil contar historias de los objetos, interrogarlos para que cuenten su vida y la de otros objetos. Mas díificil es interrogarlos para que cuenten cosas de la gente que los hizo, los uso, los descartó, los recuperó y los mantuvo y mantienen vivos.

A diferencia de muchas otros objetos arqueológicos del Diquís, las esculturas de Batambal sí tienen historia y una larga biografía. Fueron excavadas por un equipo del Museo Nacional y han sido tratadas adecuadamente. Pero -siempre hay un pero- todavía no se ha dicho nada exhaustivo, claro, potente sobre ellas.

Y de ahí viene el grito que me dieron las fotos: todavía no he dicho nada sobre ellas, ni sobre lo que pasó en ese sitio arqueológico alrededor de ellas. ¿Valió la pena tanto trabajo de laboratorio? Cierro los ojos, los abro y nada mas me digo: Tengo que decir algo. Ahí había mas que cosas rotas. Ahí hay historia, gente y objetos rotos. Pero, ¿por qué están rotos y de esa manera? ¿Por qué tantos fragmentos incompletos, gastados, reutilizados?

esferasmediansypequeñamuñecos-1 copia
Detalle de un sector de la excavación del sitio Batambal con un conjunto de fragmentos de esculturas y las tres esferas de piedra. Foto: Francisco Corrales, Museo Nacional de Costa Rica.

Por alguna razón tres pequeñas esferas de piedra estaban rodeadas de estas piezas rotas, todas ellas debajo de la base de una estructura hecha de piedra. La gente del Museo Nacional las excavó y las llevó al laboratorio. Han pasado dos años y cuatro meses desde que me atreví a quitarles la capa de tierra que tenían adherida. Ya toca decir algo para no recibir mas gritos de las imágenes. Tampoco quiero despertar un día y encontrar una escultura mostrándome sus colmillos por olvidarlas, o por no hacer bien mi trabajo.

Rodrigo Rubí J. Escultura antropomórfica. P-299-BT-F. E-85 / Procedencia: 82N 24/26W/42-65 cmb/d. Batambal, Palmar Norte, Puntarenas. Costa Rica. ft dic2012.

Categorías
Esferas de piedra precolombinas

Esferas en la playa

Esferas en la playa

Vaya donde vaya encuentro esferas. Unas son auténticas esferas precolombinas, otras son piedras muy redondas esculpidas por la naturaleza y una gran mayoría son réplicas en cemento. La de esta foto es de cemento. Me gustó verla medio decorando, medio demarcando espacios, medio tirada, medio cuidada. Está en un bar de playa, en Guanacaste junto con unas horrorosas creaciones de metates-lagarto, tigres con cabezas colgantes y otras atrocidades en cemento artístico.

Es bueno que haya una estética basada en lo precolombino. Es mucho mas bueno que las esferas estén llegando a Guanacaste y a sus playas, lugares donde nunca estuvieron las precolombinas de verdad. Supongo que ya remiten a algo que debe ser el pasado y la historia; lo indígena y lo que hubo antes. Si solo son decoración pues ni modo. Habrá que dotarlas de contenido y esa tarea nos toca a quienes nos dedicamos a esto del Patrimonio, la Historia y la Memoria.